Etiquetas

, , , ,

tintineoss-primavera

Descubrí tu imagen al final del invierno… ¿o fue al principio? Bueno, no sé… ahora realmente no recuerdo. A fin de cuentas de tanto abrir y cerrar círculos en la vida no debía extrañarme que de vez en cuando confunda principios y finales. Aunque… pensándolo bien creo que realmente llegaste en primavera, porque trajiste retoños, flores, frutos, luces, tintineos…

Pero lo trajiste todo de una vez y creo que por eso estoy un poco más confusa. Solo fue necesario un parpadeo y de pronto misteriosamente alguien se robó las horas. Quizás por eso luego no alcanzó el tiempo y la luz quemó todos los botones antes de que pudieran convertirse en rosas; y se secaron los frutos sin madurar nunca; y los enanos arbustos del parque se tiñeron de amarillo antes de ser árboles; y el viento convirtió en tormenta los susurros… y entonces no supe si era realmente primavera.

¿Abiertos o cerrados? No se, no me preguntes, tengo miedo a parpadear ¿Y si aprovechas ese instante para cargar con tu imagen y hacer desaparecer los retoños, las risas, las palomas, las estrellas…? Si te largas con tu imagen entonces no habrá zunzunes, ni conjuros, ni duendes, ni olor a hierba fresca.

Aunque… pensándolo bien, tal vez sea mejor que te vayas de una vez. Con tanto extrañarte y añorarte aprendí que la magia para disfrutar siempre los inviernos está en no olvidar que también existen primaveras. Por eso ya no intento domesticar las horas ni los sueños; la vida sin reglas pierde formas. Ahora dejo que el viento me susurre, no importa si es un “te quiero” o una queja, en definitiva… no todo el año es primavera.

Anuncios