Etiquetas

, , , ,

Tintineos-Mi equipoMe empeciné en ir. Lo añoré en silencio, lo planifiqué, lo sugerí incluso. Pero finalmente me acobardó la impertinente tempestad del día anterior y no fui al Latino el domingo. Quería estar allí, ganaran o perdieran los Leñadores, clasificaran o no. Pero no estuve.

No soy fanática del baseball ni de ningún deporte, aunque después de mayorcita me he vuelto fanática a mi equipo: gane o pierda, no me importa. Por eso el domingo, luego de optar por quedarme en casa y ver a ratos el doble juego entre Las Tunas e Industriales, grité, sufrí y me emocioné con cada hit o cada error como si supiera mucho de pelota.

¡Qué nunca han ganado una serie nacional! Lo sé. No me importa. Que sufren demasiado en los finales, que se acobardan un poco ante las cámaras, que no juegan muy bien bajo presión —dicen mis amigos no tuneros. Quizás tengan razón, pero es igual: no me importa.

Que yo te quiera no significa que seas mejor o peor. Sencillamente significa que te quiero… y punto. Así me sucede con Las Tunas, que los apoye no significa que sean los más sorprendentes, ni los más ganadores, ni los más estelares, ni los más populares… Significa que son mi equipo. Solo eso.

Pero, equipo mío… ¡por favor, ahora no pierdas!

Anuncios