Etiquetas

, , ,

tintineos-marcosGrrrrrrrrrrracias Tía!!!!!!!! Me gritó hace un par de días desde el otro lado de la línea, después soltó un montón de frases incoherentes –que no tuve tiempo de interpretar- y dejó el teléfono en manos de su padre.

No creo que Marcos sepa qué cosa es tener tres años; por qué los grandes lo felicitan, lo abrazan, lo apurruñan tanto; por qué papá le llevó muchos más obsequios que en las últimas vacaciones; o por qué la abuela lo regaña hoy un poco menos.

Tal vez ni siquiera entienda por qué me autotitulo su Tía o por qué su mamá se empeña en que me llame así cuando hablamos por teléfono. Hace mucho, mucho tiempo no lo veo, ni lo abrazo, ni puedo hacerle cosquillas para verlo reír hasta el cansancio… pero igual lo quiero, incluso antes de que se formaran sus ojitos, sus manitas o sus rizos castaños.

Hoy Marcos cumple tres años. Estoy muy lejos, también lo estuve el día que nació. Mucho tendré que esperar para que él pueda leer por sí mismo estas líneas y entenderlas, pero no importa. Necesito este testamento para la posteridad, porque los regalos que una y otra vez le envío con papá no son suficientes.

Aquí le dejo entonces mi beso impertinente, mi cariño infinito, mi abrazo asfixiante, mis susurros, mis arrumacos… Ojalá un día entienda por qué lo quiero grande, grande… sin tamaño.

Anuncios