Etiquetas

, , , ,

tintineos-aferrarseMe aferré a ti como si fueras mi único resguardo, el último pozo en lo más recóndito del desierto, la tabla de salvación del naufragio del Titanic, el último suspiro, la única esperanza… Creí incluso, que si me desprendía de tu cuello, si dejaba de abrazarte, alguien destruiría el mundo, se robaría el verde de las plantas, oscurecería el cielo para siempre, me privaría de la luz…

Por eso corrí, corrí, corrí… para alcanzarte. Casi desfallezco y cuando estaba a punto de rozarte te tocó partir una vez más. A veces me da por pensar que quizás llegué un poco tarde. Después…después regresaste y te fuiste muchas veces, y yo, poco a poco, comencé a escudarme en los fantasmas, en los malos presagios, en luces o sombras que tal vez nunca existieron. ¿Me perdonas?

Ya sabes que a veces me quedo con demasiadas cosas por decir cuando no debo, que me aferro al sinsentido, que intento hacer más, aunque no siempre puedo. No me culpes, ni te enojes, ni me mires con esos ojitos indescifrables. No lo hagas, por favor, no lo hagas. Tampoco guardes bajo siete llaves tus palabras, no sudes más, no teclees tanto, no te aferres, no me esquives…

Luego no te quejes si me muerdo los labios o me sonrojo sin motivo. No digas que no te lo advertí: ya lo sabes.

Anuncios