Etiquetas

, , , ,

tintineos-antes, antesCierro los ojos. Sonrío. ¡La verdad es que uno se inventa a veces cada cosas! Te pienso, te busco, te enumero… No eres un objeto. Lo sé. Pero me gusta imaginarte en cada espacio que habito. ¿Dónde estabas antes, antes…?

 

Antes, por ejemplo, cuando tenía el pelo laaaaaaaargo y mami lo llenaba de cintas de colores; cuando abuelo Eduardo me enseñó los números romanos; cuando me compraron mi primer reloj de pulsera; cuando el ratoncito Pérez se llevó mi primer diente… o cuando aprendí a escribir te quiero sin saber que tú existías.

Deja, no me digas. Ni siquiera intentes recordar. Sería difícil hacer coincidir desde tan antes, antes, tu vida con la mía. Pero eso no es lo más importante ¿verdad? Abrir los ojos o cerrarlos es lo de menos. Desde que te conocí me gusta pensarte sin dientes, jugando a la pelota en el horario del recreo, intentando dar forma a esos trazos tuyos casi siempre indescifrables, curioseando por ahí, preguntando hasta lo irrespondible

A lo mejor nunca podré saber con exactitud dónde estabas antes, antes. Tú tampoco. Pero es bonito imaginar que todo cuanto hicimos antes, antes de hoy, sirvió, de alguna forma, para hacer coincidir nuestros caminos.

Anuncios