Etiquetas

, , , ,

tintineos-valentíaAdmiro la valentía. Por tanto, admiro a las personas valientes. Créeme entonces si te digo que prefiero que me hieras –por decirme una verdad-, a que me engañes. Detesto la compasión inspirada por la lástima. ¿Por qué callar? ¿Por qué no decir? ¿Por qué empeñarnos en fingir lo que no se siente, lo que no se es? Así no. Así no funcionan ni la amistad, ni el amor, ni nada… al menos eso creo. Al menos eso me enseñó mami.

Si me dices una verdad que no me gusta, que me duele, que me deja sin aliento… a lo mejor siento que el mundo se destruye, que no brilla el sol, que se opacan las estrellas… y un montón de cosas más. Es una posibilidad. No voy a negarlo. Pero la herida sana. Tarda un poco, pero sana. Contemplar su cicatriz de vez en cuando traerá tristezas. Es cierto. Mirarla me hará recordar que eres valiente.

Y entonces te querré un poco más cada día. Sobre todo porque podremos hablar de nuestras diferencias sin esquivar la mirada, sin miedo a ofender o a ser ofendidos. Si eres valiente, ese tipo de cosas no se interpondrán entre nosotros, ni podrán dañarnos.

No me complazcas en todo. No tengas miedo a provocar de vez en cuando alguna lágrima. Prefiero llorar cuando estoy cerca de tu abrazo: duele menos. Después… después prometo volver a sonreír, aunque me ría del sinsentido de tus palabras.

Anuncios