Etiquetas

, , , ,

tintineos-algunos días 1Llevo muchos, muchos días sin dejar siquiera una línea en estos Tintineos. Las ideas se acumulan. Pienso en ti, en mí, en los ríos, los lagos, las montañas, en la lluvia, en las ventanas azules de la casa de mi infancia… Sueño cuentos, hadas, cactus, escaleras –otra vez las mismas escaleras. Garabateo montones de ideas en mi agenda… pero no me alcanza el tiempo. Y entonces me quedo con ganas de dibujar y moldear las ideas a mi antojo.

Espero ¿qué espero? No lo sé. El tiempo pasa, siempre pasa. Creo que por estos días se escabulle con mucha más facilidad entre mis manos. Extraño apretar fuerte a mi viejuca; besuquear hasta el cansancio al inconquistable de mi hermano; mirar el mar sin malecones de por medio… Extraño tanto, tanto, tanto…

Y en medio de tantas cosas que me abruman, tantas ganas, tantos anhelos… un amigo —un amigo nuevecito que las circunstancias llevaron hace poco hasta mi mundo—, me dice que hoy tiene un día de esos en que mandaría todo a hacer puñetas, como dice Aute; y luego añade: “realmente, me hace falta un Tintineo”.

Entonces me quedo sin excusas, sin pretextos, sin justificaciones…Todavía no tengo mucho tiempo. Escribir, escribir, tengo que escribir… eso me hace bien para aligerar el alma, para espantar mis tristezas… quién sabe entonces, si quizás también logre espantar de vez en cuando un poco las suyas.

Por eso, como no puedo volar hasta su lado para darle un abrazo sin tamaño, ni decirle frente a frente que no tiene derecho a rendirse si antes no ha luchado, que es normal sentir temor, asustarse un poco ante los retos… decido obsequiarle un pedazo de este Tintineo.

Anuncios