Etiquetas

, , , ,

necesitarteNecesitarte tanto no es, realmente, algo muy alentador que digamos. ¿Por qué? Pero si es obvio ¿Acaso no lo entiendes? Necesitar de ti para respirar, enfurruñarme un poco o sonreír sin motivos aparentes, para dibujar corazones en las nubes o encontrar magia en piedras oscuras e insensibles… ¿Acaso crees justo necesitarte así, necesitarte tanto?

¿Qué tal si un día no estás? ¿Qué tal si un día olvidas quién soy o peor aun, si olvidas quién eres? Realmente no creo que tales circunstancias puedan cambiar lo que ahora siento, pienso, digo, intuyo, deseo… Pero entonces tendría que aprender a no necesitarte tanto, a dejar de ser tú para volver a ser yo… poco a poco.

Tú y yo lo sabemos. Ni este espacio, ni aquel, ni ningún otro se llena o se vacía con solo chasquear los dedos; la realidad casi nunca se parece a los sueños; y decir te quiero a veces se me antoja un sacrilegio, porque entonces aparece una duda simple, sencilla, genuina, impredecible: ¿Qué tal si quererte a ti tampoco es algo para siempre?

¿Entiendes ahora? Necesitarte es muy, pero muy fácil, lo realmente difícil es encontrar cómo no hacerlo.

Anuncios