Etiquetas

, , , ,

Tintineos-28 el 28Tal vez estas líneas llegan un poco tarde. Apretujadas en mi cabecita llevan muchos, muchos días… pero otra vez el tiempo juega su mejor carta, se escabulle ante mí y me impide darles vida. Hasta que, finalmente, nacen hoy: desfasadas y con demasiadas nostalgias.

Ley insiste e insiste en que quiere un nuevo Tintineo y como últimamente la mayoría de ellos son un poco triste, apuesto por unas líneas más alegres y me decido a complacer a esta hermana que me nació con 24 —no vayan a decirle, pero ese pedazo lo acabo de tomar “prestado” de un post suyo Smile

¿Qué se siente cumplir 28? Muchos me hicieron el viernes esa pregunta —incluso hoy, tres días después, un amigo volvió a repetir la misma interrogante a través del teléfono. ¿Qué se siente? ¿Qué se siente? ¿Alguien podría decirme qué se siente?

Para mí fue lo mismo que cumplir 27 Winking smile Todavía no pesan tanto los años, ni los recuerdos, ni las tristezas… porque eso sí, estoy segura que las alegrías y los buenos amigos nunca estarán en el fardo que se vuelve insoportable cargar. Y precisamente esos amigos hicieron de mi cumpleaños 28 un día especial, aunque desde el amanecer tuviera mucho trabajo y no pudiera llegar a casa hasta tarde.

Por eso el día de mis 28 quiero dedicárselo oficialmente a mis amigos, sin importar en qué lugar de este planeta ahora se encuentren: a los cercanos y a los ausentes; a los nuevecitos y a los más viejos; a los que me vieron crecer y a los que ahora crecen conmigo; a los que se empeñan en hacerme reír –aunque sea una tarea compleja- y a los que necesito cuando lloro; a los que me adivinan y a los que no tanto… Diferentes, especiales, únicos… Imposibles de reunir en un mismo espacio físico, pero apretujados todos en un lugarcito muy, muy, pero muy especial de mi pecho…

A todos mis amigos quiero agradecerles hoy por tantos “versos”.

Anuncios