Etiquetas

, , , ,

Tintineos-LucesDicen que hay instintos dormidos para todos los encuentros, unos más cursis, otros menos. Como también algunos días para morir de risa y otros de nostalgia. Resulta entonces que hoy no quiero abrumarte con demasiadas luces que pueden terminar por opacar ese destello oculto en tu mirada.

No, definitivamente no quiero. Qué resolvería con decirte, por ejemplo, que hoy amanecí feliz, radiante, apasionada… sería tal vez un sacrilegio, la sentencia de muerte para algunas musas, para ciertos sueños. Hay palabras que no necesitan ser dichas para escucharse, como también existen sueños que no necesitan de una almohada para volverse realizables.

Tal vez por eso es que otra vez la luz se me cuela por los poros, sale, entra, se diluye… y entonces vuelve a ser parte de mí, de ti, de nosotros… de esta cuasi-realidad que al final termina volviéndose más sustantiva que la vida misma.

Anuncios