Etiquetas

, , , ,

WP_000364Este año no habrá complicidades junto a las brasas del asado, ni preparativos anticipados, ni abrazos de bienvenida después de tantos meses lejos de casa, de la casa de siempre, la casa de la infancia. No. Este año faltará su abrazo, aunque habrá otros, también imprescindibles.

Este año estaré lejos. Estaré al alcance de una llamada telefónica, es cierto, pero igual sigue siendo lejos, demasiado lejos para abrazarla a medianoche y desear que no me falte nunca, que jamás se vaya.

Este año para mí no habrá humo, ni varas para darle vuelta al “cerdito” sobre el fuego, ni nadie recordará que desde unos doce años atrás siempre que me corresponde el turno sucede algún percance con la púa, con la candela o con el propio animalito…

Este año estaré lejos y no hay remedio posible para ello. Este año, definitivamente, faltará su abrazo.

Anuncios