Etiquetas

, , , ,

ComplicidadesLa ciudad se ha ido quedando sin palabras, sin luces, sin estrellas que la cobijen… un frío extraño nos arrima, nos junta y nos separa a la vez, nos pide a gritos —silenciosos gritos que me aterran— colmarnos de arrumacos y complicidades en medio de semejante soledad, en medio de las indómitas montañas.

La ciudad duerme o apenas despierta, no lo sé. La ciudad, sencillamente, se ha quedado sin palabras.

Anuncios