Etiquetas

, , , ,

sollozosSolloza. Camina despacio para no importunar, para no sentirse extraña en su propio agujero… pero ni siquiera eso logra. Tal vez por eso se esconde donde no pueden alcanzarla, tal vez por eso camina entre los vivos como fantasma sin brújula, invisible al ojo humano, insensible al más mínimo contacto…

Solloza otra vez. Intenta acallar el grito que hace días trae apretujado en las entrañas pero no puede. Por eso solloza una y otra vez cuando nadie la escucha, cuando nadie puede verla. Es mejor así, piensa y vuelve a sollozar como si en cada sollozo dejara escapar un pedazo de su alma.

Solloza, otra y otra vez. Mientras, el espejo le devuelve un rostro que no es suyo, unos ojos pálidos y tristes que tampoco parecen pertenecerle. Pero el reflejo es cruel y se empeña en confirmarle que sí, que esa, definitivamente, es su imagen.

Anuncios